20 febrero, 2020

Pueblo Viejo, huérfano y olvidado en la absoluta miseria

Por: Jorge Luis Urbina Mejía

La comunidad del municipio de Pueblo Viejo, no aguanta un problema  más y ya están cansados de esperar la falta de solución y el cumplimiento de las promesas de gobiernos de turno y de politiqueros que por  estos días en tiempos electorales los visitan.

Ellos ya están cansados del estado de abandono en que se encuentran y se ser, para los viajeros de la carretera, un panorama de pobreza y miseria en el lente de las cámaras fotográficas.

Aunque esta situación para los puebloviejeros se ha convertido en un estado natural, en el fondo, no aceptan la situación miserable en que se encuentran viviendo, sin que el Estado cumpla su labor política social, para sacarlos de esa deplorable situación.

Pueblo Viejo Padece de muchos problemas: seguridad, agua potable, energía eléctrica, mala educación, pésimo servicio de salud, no hay programas sociales para los niños, jóvenes y tercera edad, las calles son completamente destapadas, tampoco existe programa de vivienda social, recreación y deporte. A esto se suma el distanciamiento de la Gobernación del Magdalena y de la misma Presidencia de la República.

Las comunidades que habitan en la Ciénaga Grande, que fueron víctimas de la violencia, hoy son víctimas y condenador a la cadena perpetua del olvido. No hay ningún programa de salubridad y nunca jamás se ven por aquí los funcionarios del Palacio Tayrona de la Gobernación del Magdalena.

Su economía está basada en la pesca tanto en el Mar Caribe,  que molesto arremete contra el pueblo, pero los tecnócratas del ambiente,  dicen que es el cambio climático.

La pesca en la Ciénaga Grande, ya no da sus frutos como antes, porque su cuerpo de agua está disminuido, a raíz de que los finqueros de palma africana y banano se apoderan de los ríos que desciendes de la Sierra Nevada para regar sus cultivos.  Todo esto con el beneplácito y Visto Bueno de Corpamag.

En Tasajera y Palmira los habitantes se toman frecuentemente la vía a Barranquilla, protestando porque Electricaribe, les suspende frecuentemente el servicio; esperando que esta empresa decida ya poner en práctica el proyecto de normalización eléctrica Prone, para acabar con tantos paros y desgracias en sus habitantes.

Pueblo Viejo, Tasajera y Palmira, esperan de Aguas del Magdalena, la solución instalando la tubería que les traerá el preciado líquido para ahorrase los trescientos mil pesos que deben pagar por cada carrotanque.

Pueblo Viejo está sufriendo por la constante inseguridad que vive a raíz de la delincuencia desatada. La gente clama a la Policía, para que se tome la población víctima de atracos y robos.

“Aquí hay rateros de Pueblo Viejo, Ciénaga y para completar, venezolanos, que es la ñapa que nos están dando”, declaró   Marta Cecilia Ojeda Cervera, Presidenta de la Junta de Acción Comunal del barrio Aquí te Espero.

“A un señor lo atracaron anoche en la carretera y le robaron su saco de aguacate, eso no debe ser así, nosotros estamos huérfanos, no tenemos Policía, no los veo patrullar. El motivo es que no tienen gasolina y les propuse, que entre la comunidad le recogemos la plata del combustible para que ellos (Policía) patrullen la carretera; ya estamos mamados de esta situación, me perdonan la expresión, pero es así” dijo Marta Cecilia.

Pueblo Viejo tiene problemas en un 90 % de basuras, pero no es por la empresa, sino que la misma comunidad,  aún no tiene conciencia para reciclar o recoger los desechos que tiran a la carretera.

“En el sector de Popeye, la erosión costera está arremetiendo fuertemente, hasta el punto que el mar, ya está cerca de la carretera, nadie informa nada, nosotros estamos huérfanos”, sostiene la Presidenta de la Junta de Acción Comunal del barrio Aquí te Espero.

Pueblo Viejo no tiene alcantarillado y los alcaldes dicen que el problema es que se encuentran “bajo el nivel del mar”.

Marta Cecilia asegura que ellos no ven La presencia del gobierno departamental y mucho menos inversiones para este municipio, que es la cenicienta de los políticos del Magdalena;  los mismos de siempre.

JLUM/

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *