21 febrero, 2020

Oportunismo político del Senador Honorio Henríquez y Jonathan Malagón, Minvivienda, con el Magdalena

En una clara contraposición a la voluntad de la comunidad del Magdalena, que eligió la propuesta para este departamento con Carlos Caicedo, como su gobernador, y con él las políticas de saneamiento fiscal y superación de la pobreza absoluta, el analfabetismo y la deficiencia en materia de salud, educación, vías de penetración y calidad de servicios públicos domiciliarios; los enemigos de este modelo de gobierno no cesan en sus ataques.
En esta oportunidad, el turno corresponde a Honorio Henríquez, quien en un claro oportunismo aprovecha su condición de Senador del Centro Democrático y Primer Vicepresidente del Congreso, para realizar una reunión con Jonathan Malagón González, Ministro de Vivienda, el viceministro de Agua, José Luis Acero y algunos alcaldes de Ciénaga, Fundación, Aracataca, Zona Bananera, Plato, Chibolo, El Banco, Concordia, Algarrobo, Santa Barbara de Pinto, El Piñon, Pueblo Viejo y Sitio Nuevo; para “priorizar proyectos de agua potable, vivienda y saneamiento básico”.
El Senador Honorio Henríquez quien reúne ya dos periodos en el Senado de la Republica de Colombia, hasta la fecha se destaca por ser un parlamentario ausente y distante de las necesidades del departamento del Magdalena y por su falta de interés y voluntad para buscar solución a los principales problemas que aqueja esta región del país.El acto de convocar al Ministro de Vivienda y al Viceministro de agua y no convicar al gobernador elegido con la más alta votación en toda la historia de este departamento con más de 344.000 votos, es un mensaje claro y contundente de provocación y desconocimiento a la voluntad del pueblo magdalenense, que ratificó el proyecto de cambio, equidad e inclusión social de Carlos Caicedo, que traerá muchos beneficios, impulsando obras de desarrollo social y económico.
El Magdalena presenta un alto grado de deficiencia del suministro de agua potable. Carlos Caicedo, como Gobernador, ha propuesto crear una empresa integral en materia agua potable, acueducto y alcantarillado, que opere en todo el territorio de este departamento, brindando un servicio eficiente, oportuno y de buena calidad, en cada hogar de todos los municipios.
Es preocupante la actitud del Senador Honorio Henríquez y del Ministro de Vivienda Jonathan Malagón, que desconocen la autoridad legal y constitucional de Carlos Caicedo, entregada por el elector primario y ratificado por el Consejo Nacional Electoral, quien le entregó su credencial de Gobernador del Magdalena.

Carlos Caicedo,Gobernador del Magdalena.
Esto quiere decir que para poder desarrollar planes, programas y proyectos en materia de inversión pública, se debe convocar y contar con la presencia de la primera autoridad regional de este departamento, considerando su plan de gobierno aprobado por los magdalenenses.
Preocupa además el modus operandi de este senador del Centro Democrático y del Ministro Malagón González, del mismo partido; quienes practican de manera similar la misma doctrina política y principios autoritarios para atropellar a Gobiernos y Entes Territoriales, como sucedió en el pasado reciente, cuando se suspendió al entonces alcalde de Santa Mata, Rafael Martínez y nombraron a Andrés Rugeles de la línea política de la Vicepresidenta Mata Lucia Ramírez, conservadora, pero con el A.D.N. del Centro Democrático.
La comunidad del Magdalena será veedora de todas estas situaciones adversas a su voluntad política y de estos personajes siniestros, que buscan colocar un palo en la rueda, ignorando, que el cambio no se detiene.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *